Don Andrés, talento sin fecha de expiración

AndrésIniestaTriplete

El físico se oxida, pero estoy segura que el talento no tiene fecha de expiración. Así como apareció Ronaldinho en el Azteca para marcar su primer doblete en la Liga Mx, así, apareció Andrés Iniesta para agitar su varita y convertir una noche europea en una velada mágica en Camp Nou. Don Andrés, como deberíamos llamarle los mortales, nos refrescó la memoria, atestada de demostraciones de la tendencia del jugador físico hecho en el gimnasio.

Mientras vemos pegadas potentes, jugadores con físico dominante y técnica rústica… mientras vemos a muchos ganar con lo justo -con poco y nada- aparece Don Andrés dejando en claro con los 3/4 de gol que le sirvió a Neymar, que el fútbol puede ser muchas cosas, pero que con los botines correctos se convierte en una obra de arte. Iniesta es un maestro de orquesta sobre el que han llovido críticas causadas por la memoria corta de los resultadistas, que sólo usan el hemisferio del cerebro que controla el “aquí y ahora”. Iniesta ha sido, y es, un medio impecable, con pases quirúrgicos, que como dijo Sir Alex Ferguson tiene físico discreto, pero el espíritu de un león. Como el FCB del Pep Team. Iniesta es el soldado capaz de llevar a su pelotón más allá de sus fronteras… A Berlín, por ejemplo. Pero que además, lo lleva con estilo.

Y qué sería de la maravillosa campaña de Luis Suárez para los resultadistas o dónde quedaría James, ese que decían se marearía por la falta de oxígeno en el universo merengue? Qué hubiese sido de Zidane, de su legado, tras aquel cabezazo a Materazzi? El balompié está lleno de equipos galácticos, de dream team.. De la Quinta del Buitre y el Milan de Sacchi, del “penta” campeón del fútbol mundial. De legados que van más allá de lo que nuestros ojos han podido ver y de lo que el día a día puede recordar.

Me vino a la memoria aquella portada del diario “Marca” en la que le decían a Ronaldo, el “Fenómeno”, que el cariño de ganaba con goles. Todo contrastado por las lágrimas del mejor de su generación, en la sala de prensa del Bernabéu. Recuerdo porque pienso que saber retirarse a tiempo también es un talento. Si lo sabrá Marcello Lippi que tras devolverle a Italia la Copa del Mundo en 2006, fue recibido en su país con una tomatada en 2010, luego de ser eliminados en fase de grupos. Como dice el “hacedor de milagros”

“El grupo ganador del Mundial no debe ser olvidado, se merece un respeto”. Como los genios que van de corto.

Del talento de Don Andrés no hay duda. De su aporte, tampoco. Lo que muchos quisieran saber es si habrá una generación capaz de emular el arte orquestal de un equipo que de a poco despide a sus últimas piezas de colección. Y si: cada tanto el universo se muestra generoso y conjuga la mayor cantidad posible de talento, que de forma casi divina consigue vibrar a un mismo ritmo. Ese que marca época. Ese que diferencia a los campeones de los eternos. Gracias, Don Andrés.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top