La relatividad del fútbol

FC-Astana
3a2ccb8069cb5dc280bd492f4c7c8966_XL
pogba1

En el fútbol los números son relativos y el éxito también. Porque con el balón en los pies siempre se le puede llevar la contraria a la lógica. Mejor dicho: con el balón en los pies correctos el fútbol se convierte en arte. Y el arte siempre tiene varias interpretaciones. Así que en este mundo de “Pinturicchios” y genios las pinceladas pueden tirar abajo las teorías físicas de la distancia: que aquí también es relativa.

Por eso la Juventus puede ser líder y estar de 15 a la vez. Por eso para el Chelsea es posible estar a 8 y a 1 punto de distancia del primer lugar. Porque algunos dolores de Liga se sanan –o al menos se minimizan- con las noches mágicas de la Champions. Porque ciertos tropiezos se olvidan cuando en Europa comienza a rodar el balón.

Es que el fútbol es tan simple y complejo que da espacio a contradicciones perfectamente razonables. Como la que trajo aquel gol de Pepe de septiembre 2010 en Anoeta… ¿o fue de Cristiano? Porque para la UEFA Ronaldo “el mítico” marcó su gol 323 vistiendo la camiseta del Real Madrid, igualando a Raúl, mientras que en la entidad merengue celebran el nuevo récord del fichaje más rentable en la historia del club, ese que supera al ex dueño del 7 merengue, con 324.

No sólo en el club colocan en las marquesinas el nombre del nuevo récordman, sino también en toda España. De hecho, la noticia del día distó mucho de ser la de la entrada al grupo de los 500 goles del portugués, sino que se centró en la nueva plusmarca. Pero en un mundo relativo también existe lo irrebatible: Cristiano consigue “romper” con lo establecido desde 2009 en adelante, lo que le tomó a “El ángel” 16 temporadas… unos 400 partidos menos.

Lo innegable es que en este mundo de la relatividad, de los artistas de corto, un gol a favor siempre es una alegría. Y en Astana Arena no quisieron contradecir la teoría. Por eso Roger Cañas celebró un tanto que fue marcado como autogol del Galatasaray, porque fue el colombiano el último en cabecear el balón. Por eso celebraron en Kazajistán, porque  cayeron los primeros puntos históricos, como los primeros tantos. Porque sin importar el resultado del Astana en la competición lo otro que no es negociable es la emoción de escuchar en vivo el himno de la Champions.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top