Lewy el robot

lewy

Que poco dura a veces la felicidad. La de Wolfsburgo, unos 25 minutos para ser exactos. En 6 minutos quedó destrozado el tanto de Daniel Caligiuri, relegado al recuerdo de pocos –poquísimos- como “el que precedió al récord de Lewy”. Eso a los 6’, porque a los  9’ el conjunto de Dieter Hecking ya no hablaba de tristeza sino más bien de depresión. Y que no se diga que no lo he venido advirtiendo… algún día vamos a descubrir que Robert Lewandowski es un robot.

Lo que hizo el polaco el 22 de septiembre no tiene otra explicación. O sí. Los 5 goles en 9 minutos son resultado de la mezcla de hambre con talento, porque el jugador sabe lo complicado que es calar en el Bayern, en donde ha sido titular en 3 de 6 encuentros esta campaña, sumando 337’. Pero no será la primera vez: a Dortmund llegó con la etiqueta de segundón, para hacerse respetar en su posición –obteniendo una oportunidad por la lesión de un compañero- siendo máximo goleador de la Bundesliga en 2013-2014 con 20 tantos, superando por dos a Mandzukic. En la 2014-2015, ya con la camiseta bávara igualó a Robben como máximo goleador del equipo con 17, a dos del ganador, Meier del Eintracht.

Y si es por comparar, respetando las diferencias entre las ligas y los equipos, Cristiano ha marcado 5 tantos en la misma cantidad de jornadas, lo que lo deja con un promedio de 1 gol cada 90’, según sus minutos jugados –con permiso de Benzema que lleva la misma cantidad de anotaciones. Messi, en esta temporada ha visto la portería 3 veces, para un tanto cada 130´. Lewy marca cada 42 minutos, lleva 8 y es el líder de la Bundesliga. Los máximos goleadores de Italia e Inglaterra llevan 6 y 5 respectivamente… con las diferencias de jornadas disputadas y de niveles. Sólo por poner en referencia lo hecho por el jugador del Múnich, un poco más alejado de los reflectores.

Lo logrado en el Allianz en la última fecha de la Bundesliga es el ejemplo perfecto de cómo se rompe un récord viniendo desde el banquillo. Ingresaba en la segunda parte para ser el primer futbolista en las cuatro ligas importantes de Europa en marcar un “repoker” entrando de suplente, como bien lo apuntó Míster Chip.  Marcó el repóker más rápido en la historia. Vamos, que él venía en Ferrari y el récord de Kubala de 1952 (19´) quedó reducido a un modesto VW.

Y mientras Florenzi nos hizo debatir sobre un posible Puskas –o si el equivocado fue Ter Stegen-, Lewy debe hacernos pensar si es merecedor de integrar el tridente de jugadores llamados a la gala de Zúrich de enero 2016, en donde se conocerá al próximo Balón de Oro. O quizás es pronto saber en qué terminará la historia del joven de Varsovia que comenzó valiendo 4,5 millones de Euros para hoy alcanzar la cifra de los 50 millones de la moneda europea. En el fútbol nunca se sabe, pero lo que está en la historia no lo borra nadie… hasta que aparezca otro Lewandowski que nos haga cuestionar, si tiene sangre en el cuerpo… o si se trata de un robot.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top