2015 en clave rosa

VenezolanaBota-de-Oro
Ronda
Paola-Longoria

El año comenzaba con una venezolana pisando fuerte la alfombra roja de la gala del Balón de Oro FIFA 2014: Deyna Castellanos, goleadora del Mundial sub17 se ganaba la llave que conducía al Olimpo. Uno en el que transitaban Marta y Abby Wambach, históricas del balompié mundial. Así la joven vinotinto representaba el triunfo de una mujer latina, abriéndose paso entre grandes nombres como Messi y Cristiano Ronaldo.

Febrero fue la ratificación de que la llave al brazo de Ronda Rousey es letal. Tanto, que la sumisión ha sido la tendencia, al igual que finalizar el trabajo en el primer round. No, no hay espectáculo pasados los 34 segundos. Unos 14′ fueron suficientes para que en febrero Cat Zingano terminara pidiendo clemencia, una a la que no tuvo acceso Bethe Correia en agosto. La brasileña cayó por KO en la primera ronda. Pero el deporte se trata de sorpresa. Y cuando parecía que Holly Holm sería una más en la fila de víctimas de la campeona de los pesos gallos UFC, apareció la ex boxeadora para darle a la californiana un poco de su propio espectáculo: fulminada, al igual que su récord inmaculado de 12-0 como profesional. El mundo miraba asombrado y se preguntaba si sería el fin de uno de los más grandes dominios en el mundo de las artes marciales mixtas. El presidente de UFC Dana White calmó las aguas, o las enturbió, asegurando que “habrá revancha”. Ronda quiere demostrar que también puede ser especialista en regresar.

Y mientras Ronda asociaba su imagen a la élite del deporte, las integrantes de la selección de fútbol capitaneada por Carli Lloyd perdían sus nombres propios para sumar en conjunto y convertirse en las campeonas del mundo. Porque el combinado femenino de Estados Unidos había quedado en 2011 con el pendiente de sumar su 3er. título al caer contra Japón en la final en Frankfurt. Así que en el BC Place Stadium de Vancouver se redimieron con la historia. Además el 5 de julio de este año quedará como el día en el que la portera Hope Solo consiguió la marca de 540 minutos de imbatibilidad, segunda más grande de todos los tiempos del torneo.

Al término de ese mismo mes de julio, una mujer marcaba su dominio en el raquetbol. Una mexicana llamada Paola Longoria se apoderó de todas las medallas que se cruzaron en su camino. La uno del mundo se quedó con el oro panamericano en dobles, por equipo e individual femenino. Un palmarés al que sumaría su 6to. US Open en octubre, luego de despachar a Ronda Rajsich.

El verano también traía buenas noticias para Becky Hammon. La coach de los Spurs no sólo se convirtió en la primera mujer en dirigir en la Summer League de la NBA, sino que condujo a San Antonio al título, así que su nombre se escribe con dorado por partida doble. Mientras Hammon conseguía el verano de su vida, Nancy Liebermann, salón de la fama de la WNBA, asumía el cargo de asistente del coach de los Kings George Karl.

El 15 de agosto un abrazo entre dos mujeres hacía historia. En aquel partido de los Cards ante los Chiefs estaba de de un lado, Sarah Thomas, la primera fémina en ser referee de un partido oficial de la NFL, y del otro Jen Welter, la pionera en ser contratada como coach de apoyadores internos de los Cardinals.  Las cámaras siguieron de cerca un momento memorable que representaba lo que en varias ocasiones había dicho Thomas “no busqué ser la primera, pero abrazaré la oportunidad si llega”. Y vaya que llegó.

La que abrazó el top del mundo de la WTA fue Serena Williams. La dueña del 5to saque más veloz del tenis femenino no sólo puede hacer volar la bola a 207 km/h (unas 128 millas por hora), sino que puede aferrarse a la cima a pesar de los tropiezos: fue escogida la jugadora del año por séptima ocasión en su carrera, al conseguir el número uno por 5ta vez, sin ceder una semana su reino. Eso sí, la marca de Steffi Graf de 22 Grand Slams, por ahora tendrá que esperar… Por ahora. Sólo Flavia Penneta supo doblegar a los 1,75 metros de musculatura de la 6 veces ganadora del US Open. La italiana, 43 del circuito, pudo profanar el castillo de la diosa del tenis: Nueva York.

Y el año cerraba de la mejor manera: una selección venezolana clasificaba al mundial. Y no, no era la versión masculina, sino las jóvenes de la sub20 que remontaron un resultado adverso contra Colombia para conseguir el ticket dorado que lleva a Nueva Guinea 2016. Allí demostrarán que el talento demostrado en las demás categorías femeninas no sólo es digno de apoyo, sino de admiración. Poder femenino en toda la extensión de la frase.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top