2015: en episodios (Parte 1)

RonaldoBalonOro
Pats-Champions
Barcelona-Winners

Cristiano Ronaldo había esperado ese momento. Ese en el que regresaba un año después al escenario del Palacio de Congresos de Zúrich para reclamar con un grito de “si” -guiño a sus compañeros del Real Madrid-  su segundo Balón de Oro consecutivo. Iniciaba 2015 con la imagen del escogido como Mejor Futbolista de 2014 paseándose por la alfombra roja de la Gala que lo reconocía por encima de Messi y Neuer. Un Cristiano desprendido, que nos dejó el Balón de Oro olvidado y tuvimos que llamarlo para que regresara por su premio. Quién diría que esa sería la última imagen digna que se transmitiría desde Suiza. Porque el país sede de la FIFA luego pasaría a ser el escenario de un terrible “reality show” que mostraba detenciones, allanamientos y extradiciones a la orden del día.

Y mientras llegó el Superbowl. Un evento marcado, no por el triunfo de los Patriotas, sino por el llamado “deflategate” que derivó en un juicio sobre Tom Brady y una suspensión por parte de la NFL que nunca llegó. Apeló el quaterback y le ganó al sistema. No existían pruebas suficientes que vincularan al mariscal con el caso de los ovoides desinflados en el partido por el Vince Lombardi que enfrentaron ante los Seahawks… o al menos así lo consideró el juez Richard Berman. Así que regresó a los emparrillados, y el único que perdió la pelea fue el propietario de Nueva Inglaterra, Robert Kraft, quien accedió a ser castigado y tuvo que pagar la multa más alta en la historia de la liga: un millón de dólares, más algunas selecciones del draft 2016 y 2017.

Pero el enfrentamiento entre Brady/Pats vs Goodell/NFL no fue el único de 2015. Manny Pacquiao al fin probaría la rapidez de sus puños ante el invicto Floyd Mayweather. Victoria para el estadounidense, ante la sensación de que veíamos una pelea que no defraudó –si como yo esperaban justamente lo que se vio, poco y nada. Un combate que llegaba a destiempo y que vendía la idea que muchos compraron: había llegado el momento del retiro para el boxeador más difícil de conectar sobre el ring. Luego lo hizo, ante Andre Berto manteniendo su récord inmaculado de 49-0, como el mítico Rocky.

Llegaba mayo y la Champions. La Juve eliminaba al Real Madrid después de pegarle en la ida de las semis con un gol de su ex, Álvaro Morata y otro de Carlitos Tévez. En la vuelta repetía Morata en el Bernabéu, y de adorno quedaba el tanto marcado por Cristiano en la esquina de Concha Espina. La “vecchia signora” iba a la final, buscando el triplete… el problema es que buscaba lo mismo el FC Barcelona. Los de Luis Enrique llegaban el 6 de junio al Olímpico de Berlín con la motivación de querer convertirse en el primer equipo en la historia en repetir por segunda ocasión los tres trofeos de tres en disputa. Rakitic, Suárez y Neymar dieron el triunfo a los blaugranas, ante un gol solitario de… si, otra vez Morata. Así el dominio de los catalanes se extendió a Europa, luego de consagrarse en Copa y Liga en España.

Y si hablamos de dominio tenemos que hacer referencia a los Warriors en la NBA. Comandados por el MVP Stephen Curry, el equipo de California consiguió contrarrestar la fuerza de Lebron James, que por las lesiones de Kyrie Irving y Kevin Love tuvo que cargarse el equipo al hombro. El Rey fue el jugador con más minutos disputados, y promedio el 38.3% de los puntos de Cleveland, que terminó cayendo en seis juegos. Pero el Larry O’Brien se quedó en Oracle Arena, por primera vez desde 1975. El cuarto llegó y por lo mostrado en 2015 Curry, Iguoadala –más valioso de las finales- y Thompson, podemos hablar de una dinastía dispuesta a quedarse. (continua la próxima semana)

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top