2015: en episodios (Parte 2)

14506187640994

El 2016 comienza con la declaración de intensiones de muchos equipos. Por un lado el Real Madrid se tropezó con la realidad en Mestalla, o mejor dicho, decidió hablar del elefante gigante que tenía sentado en el sofá de casa. Y tiró de lo que tiene a la mano: hola Zizou, chao Benítez. Lo mismo sucedió el Stamford Bridge, llámese complot o vestuario roto, Mourinho salió para que llegara Guus Hiddink y restaurara el orden por 6 meses. Aunque el objetivo final parece ser Diego Simeone, quien el año pasado renovó contrato hasta 2020 con el Atlético. Así que lo que se ahorró el dueño de los Blues, Roman Abramovich, con el acuerdo en la rescisión del contrato de Mou, tendrá que desembolsillarlo si es que quiere llevarse al Cholo. Eso sí: podrían convertirlo en el DT mejor pagado del mundo.

Pero antes de hablar del futuro es bueno repasar lo sucedido en la segunda parte del año. La navidad de 2015 no fue blanca, sino más bien blaugrana. El año terminaba con el FC Barcelona levantando la copa del Mundial de Clubes, el quinto título conseguido de 6 posibles. El conjunto de Luis Enrique triunfó en Japón ante River Plate y la invasión millonaria marcó un récord. Los argentinos, al menos, consiguieron llegar hasta Asia después de 19 años de ansiar levantar la Copa Libertadores. Lo hicieron ganándole a uno de los clubes mexicanos con mayor afición, los Tigres, que por cierto ganaron el título del Apertura 2015 ante Pumas.

En el mundo del beisbol octubre repetía las caras conocidas del pasado otoño. Los Royals, encabezados por el venezolano Salvador Pérez, se desquitaron de lo hecho en 2014 por los Giants y se quedaron con la Serie Mundial. En esta ocasión los que tuvieron que guardar la champaña caliente fueron los Mets. Así se acabó con la racha de 30 años sin ganar. Y así de acabó con la esperanza de Matt Harvey y compañía.

Pero siempre que algo termina hay oportunidad de empezar. Así que 2016 será perfecto para probar de qué estamos hechos. Para, como muchos clubes y equipos, reinventarnos, mover nuestras piezas, sacudirnos las derrotas e ir por más. Como me dijo David Beckham en nuestra entrevista de noviembre: a veces inspira más hablar de cómo superamos una derrota que contar los títulos ganados. Empecemos con la determinación de ser más fuertes, más rápidos, pero sobre todo más positivos y felices. Porque a fin de cuentas, la vida, como el fútbol siempre nos da revancha. Más y mejor para todos en este nuevo año que comienza! Abrazos!

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top