David Beckham: Descifrando al Mito

Beckham

Es el hombre de la venta astronómica de camisetas. El “23” de los tiros libres impecables del Real Madrid. La imagen británica de “lo-tengo-todo” que invadió América y Asia. Pero este “Fergie Babe” de la generación del 92, de la Champions del 99, muestra que es más que una leyenda que suda Armani. Si, “Becks” de la mano de UNICEF y la BBC muestra que no sólo se ve como un rockstar, sino que tiene alma de superhéroe.

David Beckham es un mito. El punto común entre los conocedores del fútbol y los que no. Porque fue el primer futbolista en hacer de un nuevo corte de cabello una noticia mundial, y en convertir el mismo peinado en una pelea con, su entonces técnico del Manchester United, Sir Alex Ferguson. Elegido el hombre más sexy del mundo. Una estrella sobre la que circulan, como satélites, miles de leyendas urbanas. Ahora está en Florida para grabar el penúltimo capítulo de su documental “Por amor al fútbol” en el que ha recorrido 7 países para jugar en distintos lugares y que terminará, en dos días, con un partido benéfico para UNICEF el 14 de noviembre en Old Trafford.

La noche de Miami servía para desmitificar a la leyenda. Para desmontar el “british glam” hasta reducirlo a un hombre de 40 años, padre de 4, vistiendo una camiseta naranja de la Universidad de Miami que acaba de sudar, shorts, tenis y sus zapatos de fútbol en la mano. Abordamos un elevador y uno de los representantes de la BBC Simon Oliveira, me dice entre el mar de cabezas y  la obviedad “ah Caro, este es David”. En el fondo sonríe Beckham ante la redundancia. Porque no necesita presentación. Le devuelvo la broma diciendo “¡claro! ya decía yo que tu cara me resultaba familiar… eres David Beckham.” Ríen todos y David se sonroja, demostrando que en algún universo paralelo, un hombre que posa en ropa interior en una valla de 20 metros, puede ser tímido.

Esperamos el carro en donde haríamos la entrevista. Después de plantearla en varias ocasiones, el equipo del inglés decide que lo más rápido será realizarla en su trayecto de la cancha al hotel, porque tiene una cena y viaja a Londres a las 2 de la mañana y ya son las 8 de la noche. Fiel a la imagen del perfecto caballero inglés, a la espera del título de “Sir”, me abre la puerta del auto. Le comento que le mandan saludos Luis Figo y Juan Sebastián Verón, con quienes hablé el día anterior buscando alguna anécdota en común con el “Spice Boy”. “Becks” sonríe, me dice que Figo lo acompañará en dos días en Old Trafford y que tiene grandes recuerdos de Seba de su época con los “red devils”. Y Comenzamos.

¿Cuál es el mensaje que quieres transmitir al mundo con “Por amor al juego”?

Principalmente, la idea es recaudar mucho dinero para los niños. Queremos mostrar a las personas alrededor del mundo cómo el fútbol puede cambiar tu vida. En muchos lugares a los que hemos ido, como en Buenos Aires, el fútbol es una religión. Pero vas a Papa Guinea o Yibuti y es una manera de escapar de los tiempos difíciles que están pasando. Hablé con niños de Nepal, víctimas de la devastación del terremoto, acerca de cómo patear un balón puede hacerlos dejar de pensar en lo que están atravesando. Darles normalidad en medio de la devastación.

Dices que el fútbol puede cambiar la vida de una persona, ¿cómo cambió la tuya?

Realmente no cambió mi vida, me dio grandes oportunidades de viajar por el mundo, de jugar para el equipo que siempre apoyé por muchos años. La gente habla de que el fútbol me ha dado una buena vida. Sí, me la dio, pero yo no jugaba porque me daba una buena vida, lo hice porque amaba al juego. Hubiese ganado una libra o las que fueran, igual hubiese jugado, eso no hubiese importado para mí.  Porque me da la oportunidad de hacer algo que me gusta y me ha dado una carrera por eso.

Si pudieras cambiar la vida de una persona, contándole una historia de tu vida, ¿cuál sería?

Siempre hablo de una historia, y no es que me ponga emocional, pero si significa mucho para mí. Cuando las personas me preguntan  cómo me recuperé después de la tarjeta roja del Mundial del 98. Después de todo lo que estaban diciendo de ti, cómo regresaste de eso. Creo que cuando cuento esa historia, contársela a niños pequeños, a veces no siempre es sobre los trofeos que ganas, de los goles que anotas, a veces es volver de las decepciones o de los tiempos difíciles.  A veces es más importante tener una historia como esa, que hablar de los 10 títulos que ganaste. He tenido decepciones en mi carrera, esa fue una decepción, pero es cómo lo superé.

Toda la gira de “Por amor al juego” termina en Manchester ¿Qué significa Old Trafford para ti?

Manchester (United) siempre ha sido mi equipo. El que veía y apoyaba desde que era muy pequeño. Mi padre era fan del United. Este viaje estaba planeado para terminar en Old Trafford. Hablamos de jugar posiblemente en Wembley, pero creo que tenía ser relevante para mí, tener algún significado. Era una elección ambiciosa, porque alberga 70 mil espectadores.

¿Estabas preocupado por la asistencia, por no vender los tickets?

Sí, mucho. Claro.

Pero eres David Beckham y es Inglaterra…

Lo sé, lo sé… -dice apenado- pero la gente paga mucho dinero para ver los juegos en Inglaterra todo el tiempo. Así que a veces no pagarían por ir a ver otro partido que no es de su equipo. Pero creo que será emocionante para las familias también, tomando en cuenta a los jugadores que reunimos y  los técnicos.

Llamaste personalmente a cada jugador para invitarlo al “Teatro de los sueños”, ¿por qué escogiste a estos futbolistas?

Sí, los llamé a todos. Los escogí porque quería involucrar a jugadores con los que compartí a través de los años, ya sea con los que jugué o a los que enfrenté. Tuve suerte de jugar con Zidane, Ronaldinho, de jugar en contra de Cafú. Tener la oportunidad de regresar a Old Trafford con jugadores como Ryan Giggs, Phil Neville, Paul Scholes, Nicky Butt es especial.

¿Qué imaginas de cómo será volver a Old Trafford, el lugar en donde todo comenzó?

No, no puedo imaginar nada. Estoy emocionado, estoy nervioso por jugar allí. Yo nunca estoy nervioso por jugar, pero creo que el sábado será emocional. Y lo será por muchas razones. El viaje que acabamos de terminar ha sido agotador. El dinero que hemos recaudado es la razón por la que vamos allí. Y podría ser la última vez que vaya a jugar a Old Trafford.

¿Qué significa “Por amor al juego” para ti?

Es exactamente la respuesta a lo que me preguntaste de por qué jugaba, o si el juego había cambiado mi vida, qué me ha dado el fútbol. Cambió mi vida en muchos aspectos, pero amo el fútbol. Así tenga 50, ó 60 años sentiré que puedo jugar para Inglaterra. Sentiré que puedo jugar para el Real Madrid o el Manchester United. Sé que físicamente no podré –risas-, pero en mi corazón sé que siempre tendré ese sentimiento.

¿Cómo es la vida en el retiro, después de haber jugado en grandes estadios?

Llegué a un punto en mi carrera, en el que tenía 38 años, y había ganado todo lo que podía en el fútbol, todo lo que siempre quise, que era posible ganar. Sabía que era tiempo de retirarme. Cuando llegó el momento estaba listo. Algunos se retiran a los 33 ó 34 y quizás pudieron jugar un poco más. Sabía que lo extrañaría, pero también que estaba listo, que era la decisión correcta. Necesitaba pasar más tiempo con mis hijos, con mi familia. Ahora disfruto cosas simples como ir a ver a mi hijo jugar al fútbol, eso es importante para mí. El retiro me dio la oportunidad de hacer cosas como esa.

Ahora sólo juegas con tus hijos y los otros padres de la escuela, debe ser impresionante para los otros papás darse cuenta que están en el equipo de Beckham…

Si –dice entre risas- creo que en ocasiones es muy impresionante. Es diferente, obviamente, jugar un “padres contra maestros” en lugar de con el Manchester United en Old Trafford, pero eso es algo que siempre tendré.

Ferguson decía que eras el primero en recuperar la línea después de las vacaciones, ¿te preparaste de manera especial para “Por amor al juego”?

No realmente. Antes del viaje pasé dos semanas con el L.A. Galaxy. Y siempre me mantengo en forma. Es parte de mí. Como los alimentos adecuados, he tenido esa suerte a lo largo de mi carrera, que he podido mantenerme a tono. Creo que es importante para los niños, es importante ver que los ex atletas están aún en forma, y pueden correr cuando necesitan hacerlo. En algunos casos hicimos 24 horas de viaje. Sabía que iba a ser muy físico, y estaba preparado.

¿Cómo fue la experiencia de jugar 7 juegos en 7 lugares del mundo?

Agotadora pero increíble. Honestamente teníamos que hacer todo casi sin tiempo, así que viajamos en 9 días a 7 países. Ha sido grandioso, porque hemos estado en Miami, y lugares a los que nunca había ido como Papa Guinea, Buenos Aires, a la Antártida, en el que jamás pensaste estar, llegar y ver lo bello que es te pone muy emocional. Y más jugar allá. Pero el de Miami fue el juego más duro. Las chicas –de la Universidad de Miami y la de Florida Atlantic- han estado maravillosas. Técnicamente son increíbles, es el que he disfrutado más.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top