Del Trend Topic a la Euforia

SB

Mientras la megafonía del Levi´s Stadium recodaba que Luke Kuechly había hecho una jugada sobre Demaryius Thomas sacada de otra galaxia, al sonar de manera acertada y sin caer en el cliché la melodía de Star Wars, las esperanzas de las Panteras conseguían espacio para aterrizar sobre el emparrillado. Pero aquella frase trillada de “las defensivas ganan campeonatos” terminó agregando el lugar común a un juego que dominaron los Broncos, incluso desde antes de que en las pantallas de la casa de los 49ers comenzara la cuenta regresiva para el kickoff del Super Bowl 50. 

Aquel trend topic de las redes sociales de #BroncosCountry saltaba de la realidad virtual a las calles de San Francisco. Unas dominadas estadísticamente por los jerseys naranjas de los fans de Denver. Si, el favoritismo de Carolina sólo se elevaba en las apuestas de Las Vegas. Quizás porque los momios a veces olvidan el principio del deporte: cualquier cosa puede pasar. Allí comenzó ganando el equipo de Manning.

Era mi segunda vez en SF, la primera vez para mi papá que me acompañaba y nuestro estreno en un Super Bowl. La ciudad era un gigante parque de diversiones al estilo football. Desde el inicio de la calle Market, una de las principales vías del downtown, se recordaban los 50 años de historia, que culminaban con una torre iluminada por un letrero de 50, dentro de la llamada Super Bowl City, un fan fest para vivir la experiencia.

Justamente fue el recuerdo el hilo conductor que llevó a Panthers y Broncos hasta la edición 50. Los semáforos estaban adornados de pantallas que recordaban, de manera escalonada, los juegos anteriores. Y ese parque al que también antecedía la NFL Experience, en donde se podía soñar a ser Brady, o Montana, o Manning… o por qué no, a ser Cam. Muchos equipos, pero algo en común: filas innumerables e infinitas para quedarse con un pequeño pedazo de la historia que escribieron el domingo 7 Cam, Von Miller y compañía.

Sí, porque mientras el césped mutaba a dorado y se volvía la alfombra perfecta de papelillos para que caminaran los campeones a recibir el Lombardi, nosotros desde la grada recordábamos la inmensa dicha de que nuestro primer SB fuera en una fecha tan importante. A mi papá se le olvidó que sus Pats habían sido eliminados, y simplemente disfrutamos de ser parte de un momento mágico, uno que se encontrará en el top ten de nuestras mejores experiencias deportivas. Yo sólo di gracias a Dios, de tener salud para poder cumplirle a mi papá su sueño de niño.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top