Los recuerdos de Il Eterno Capitano

Foto Alfredo Falcone - LaPresse
14/08/2015 Roma ( Italia)
Sport Calcio
Roma - Siviglia partita amichevole
Stadio Olimpico di Roma
Nella foto:Totti

Photo Alfredo Falcone - LaPresse
14/08/2015 Roma (Italy)
Sport Soccer
Roma - Siviglia friendly match
Olimpico Stadium of Roma
In the pic:Totti

Francesco Totti es a la Roma lo que el fútbol a la Champions. Por eso, casi un cuarto de siglo de carrera después es sencillo volver atrás el reloj para ubicar en un recuerdo amarrado a il eterno capitano. Porque Totti es de los pocos que tiene el poder de hacernos viajar en el tiempo. De regresar la realidad para convertir un martes 8 de marzo de 2016, por ejemplo, en aquel 30 de octubre de 2002, cuando el capitán marcó el único tanto que dio la victoria a la Roma sobre los merengues en fase de grupos de la Champions League.

Si, el Bernabéu suele ser un público exigente. Porque sobre ese césped han jugado los grandes. Eso les da licencia para pitar cuando ve un bajón de rendimiento, como para aplaudir el talento. Por eso en aquella visita de hace 14 años Il gladiatore, en su versión veinteañera con cabellera semi larga, fue ovacionado… y así sucedió en la que podría ser su última noche europea en la “fábrica de los sueños”.

Ese recuerdo está tan atado a il capitano, como a la afición de la esquina de Concha Espina. Una que podría tirar de la larga cinta de la memoria hasta traer a la actualidad su gol del 24 de octubre de 2001, en un partido que logró empatar al 75’ Luis Figo. Una que también podría colocar en el libro de remembranzas que fue Totti quien rechazó una gran oferta del Real Madrid, por ser quedarse con la “dama de sus amores”. Es el último de los románticos.

Bien lo dice Sergio Ramos “Totti se merece esos aplausos. Después de dedicarse al fútbol tantos años, le han demostrado el cariño y la admiración porque es un ejemplo para todos”. Tal ejemplo de humildad, que a sus 39 años, tocó la puerta del vestuario merengue para pedir la camiseta firmada y dedicada del actual capitán blanco.

El único que parece no acordarse de lo que significa Francesco Totti es el propio Luciano Spaletti. Uno que apenas le dio 3 minutos en cancha en la ida en la capital italiana. Uno que envió a la grada al sempiterno en el duelo ante el Palermo. Quizás no sabe eso que dice la leyenda urbana, que Javier Zanetti es la llave del Guiseppe Meazza y Totti la del Olímpico. Quizás es que la memoria sólo le da a Spalletti hasta los cuartos de final de la Champions de 2008, cuando fue Vucinic quien jugó, y no el capitán, quien fue baja por lesión. Quizás por eso afirmó, en medio de la polémica: “entreno a la Roma, no a Totti”. Pero eso no es más que una quimera. Todos saben que Totti es a la Roma lo que la Champions al fútbol.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top