Fútve: de regreso al Pachencho

Habían pasado 6 años desde la última vez que había estado en el Pachencho Romero de Maracaibo. Para aquel entonces usaba el uniforme de Meridiano Televisión, canal de deportes de Venezuela. Cubría el terreno de juego durante las jornadas del fútbol venezolano, de hecho era la primera vez que una mujer estaba en el puesto. Hoy es domingo 11 de diciembre y se juega la vuelta de la final absoluta entre el Zulia y Zamora. Pero curiosamente es mi primera final.

En su momento una decisión gerencial me dejó fuera de la cobertura, luego de haber trabajado y viajado por todo el país el torneo entero. La razón: un casting para ESPN se atravesó en mi destino. Un casting al que asistí después de un viaje a Valera, casa de Trujillanos. Un casting que me puso en el congelador. Alguien decidió que hasta que no se supiera si la señal del Líder Mundial me contrataría, no saldría en la pantalla de Meridiano. Recuerdo que ni quise ver aquella final, que tanto lloré.

Salta ese recuerdo a lo lejos, en mi memoria, al entrar al estadio. Si, la vida da muchas vueltas… el fútbol me la debía. Regreso ahora por cuenta propia, pero con la intención de recuperar para La Chica del Banquillo algunas de esas impresiones de mi paso por las canchas de mi país. Rápidamente comparo realidades: me encuentro al DT de los zulianos, César Marcano, y minutos después, en la grada, saludo a Miguel Acosta, quien era el estratega por aquel entonces. Hoy, encargado de las categorías menores del club.

Acosta recuerda que la última vez que nos encontramos en ese inmueble fue para entrevistarlo. Primero, con un grabador y una libreta, para tomar datos para el partido. Luego con el micrófono para recoger reacciones post. Me acordé de lo difícil que era el acceso a la información y que tenía que hablar con los propios protagonistas para ir recogiendo datos para los juegos. Ahora Miguel trabaja con mi hermana.

Quedan pocos asientos vacíos. Se va llenando. Hay una barra repleta de negro y azul, colores de los “petroleros”. Han hecho una temporada maravillosa, dos títulos en el semestre y esta final. Por eso las entradas se agotaron. Le comento a alguien, creo que a mi hermana Andrea, una de las Psicólogas de la entidad, que en mi última visita no habían más de 100 personas. Esa barra no existía. Si, es un club en crecimiento.

Conozco a su capitán. Gio Romero jugaba para aquel entonces en el Caracas. Coincidimos varias veces en partidos. Más tarde lo saludo desde lejos, antes de que ingresen al terreno para recoger las medallas. Zamora se quedó con la “estrella”. Varios elementos suman emotividad: el regreso a donde todo comenzó, a la ciudad donde nací, a apoyar al equipo en el que ahora trabaja mi hermana y acompañada de mi familia.

Todo se ve a colores desde la grada principal en donde estamos sentadas. El fútbol no necesita filtro. Tengo acceso al terreno y felicito a Domingo Cirigliano, a quien vi en la sala de prensa apenas ingresé al estadio. Domingo es el Rey Midas del deporte venezolano. Un empresario que invirtió en el club junto a César Farías y Juan Arango, buscando devolverle la pasión futbolera a una plaza que perdió a su emblema, el Unión Atlético Maracaibo. Domingo es un ganador. Lo dicen sus equipos: títulos en el Zulia y el monopolio, en su momento, de los campeonatos del baloncesto venezolano con Marinos. Lo entrevisto. La vez anterior había sido para una revista, justo sobre su labor en la gerencia del quinteto del momento sobre el tabloncillo.

Sigo encontrando gente conocida. Me hago algunas fotos con asistentes que habían esperado para conocerme. La reacción me emociona y me toma por sorpresa. Eso me llenó el corazón. Y es que en los últimos partidos que recuerdo de mi paso por las canchas tuve que sortear las críticas. Sobre todo de las colegas que se sentían más merecedoras de mi lugar que yo. Escucho saludos, comentarios, y sé que quienes aseguran que lo mejor está siempre por venir, tienen razón. Siempre la tuvieron.

Dentro de mi se mezcla una sensación de agradecimiento: por regresar en este momento, en la semana que cumplo 6 años al aire en ESPN, por el tiempo que ha pasado, por las experiencias, por el cariño de la gente, por la compañía.

Me siento sobre el césped. Le pido a Andrea que me haga una foto. Esta imagen la traía en la cabeza desde el avión. Hay más gente esperando por mi. Sobre la grama quedan los restos de los papelillos de la reciente celebración del campeón.  Estoy segura que hablaré desde la experiencia. Si, es que el fútbol da muchas vueltas. Tantas que me trajeron de regreso, después de muchos años, con la ilusión intacta. Con la convicción de que el que sueña y trabaja jamás se equivoca. Con el compromiso de lo mucho que queda por alcanzar. Con la certeza de que todo es posible. GRACIAS.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top