Los 1.766 kilómetros que unen a Culiacán con Houston

La Chica del Banquillo - Tom Brady

Es domingo. Las Águilas del Zulia luchaban por permanecer un juego más en la Serie del Caribe… ese mismo día los Patriotas peleaban por mantenerse con vida luego de una primera mitad desastrosa en el Super Bowl 51. Los Tigres del Licey, de República Dominicana, tenían contra las cuerdas al equipo de béisbol representante de Venezuela. Pero el deporte ha demostrado que no existen las verdades absolutas, que incluso los números pueden mentir. Sino que lo digan los Cubs que se coronaron campeones de la Serie Mundial luego de ir con un poco alentador 3-1 en contra, en la serie ante los Indians. Retando a la estadística histórica que decía que tenían pocas opciones de extender todo a un partido siete.

Es allí donde aparece René Reyes y un con jonrón le da la vuelta a la pizarra, al remolcar a Ronny Cedeño. Lo demás es historia. Rally de tres carreras en el octavo episodio y las Águilas del Zulia, que comenzaron el torneo de LVBP en Venezuela con las apuestas en contra, se terminaron clasificando en el primer lugar a las semifinales de Culiacán 2017.

Un poco más tarde, y a unos 1.766 kilómetros de distancia, el NRG Stadium de Houston, Texas, sería testigo del regreso más espectacular de la historia de la NFL. Quedaba al aire la pregunta de si el QB de los Pats, Tom Brady, regresaría entonces al año siguiente para buscar el ansiado anillo número 5, ese que lo pusiera un escalón por encima de Joe Montana, como máximo ganador de Super Bowls. Los Falcons estaban a punto de romper las apuestas, y alcanzar su primer trofeo Vince Lombardi.

Pero delante tenían a la dinastía Belichick-Brady. Ambos habían alcanzado siete finales, lograban empatar y un touchdown de oro les hizo el resto. Brady aguantó la presión de la defensiva de los Falcons. Como dijo Trey Flowers, defensivo de Nueva Inglaterra: “nunca perdimos la fe, fuimos una jugada a la vez”. ¿No es acaso la capacidad de creer en remontas épicas la que nos hace seguir el deporte?

Por eso tampoco los Criollos de Caguas bajaron los brazos. Si, Puerto Rico enfrentaba a México en la final de la Serie del Caribe. El equipo que había ganado un solo encuentro de cuatro ante la ofensiva más poderosa del torneo. Así consiguieron quedarse con el trofeo ante el representativo que ha dominado las finales en los últimos cuatro años.

Quizás sea la misma razón que utilizará el Alavés, equipo que tenía 20 años sin clasificarse a semifinales de la Copa del Rey, y que consiguió meterse a la final, en donde enfrentará al vigente campeón de la competición, el equipo con más finales… y el Rey de Copas: el FC Barcelona. Las apuestas juegan en contra el conjunto del venezolano Christian Santos, pero las apuestas son números y los números también se equivocan. Eso sí, existen excepciones a las reglas, y esas muchas veces están del lado de Messi y compañía.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top