Federer: Rey del templo

La Chica del Banquillo - Federer: Rey del templo

Ningún hombre ha ganado más partidos entre las paredes del All England Club. Ninguno. Roger Federer es al pasto sagrado lo que Rafa Nadal a la arcilla. Por eso, a poco más de un mes de su cumpleaños 36, busca despegar su nombre del de Pete Sampras y William Renshaw para ser, en solitario, el rey del “templo”. El dueño del circo. Federer está en otro nivel. Es el siguiente nivel. Porque como dice Rafa, el suizo nació con ADN de tenista. Tiene el revés más elegante del circuito. Técnica innata, y es el jugador con menos lesiones. Y le van los números.

Federer consigue, sin quererlo, apartarse del resto. Lo mueven los récords. Finalizado el partido ante Dolgopolov, frente a quien consiguió su victoria 85 en Wimbledon, le preguntaron qué prefería, si jugar como 1 del mundo, o jugar como alguien que está tratando de conseguir la cima. No dudó: “si pudiera escoger es mejor ser el uno. Se siente mejor ser el 1 que el 5”. Y también ganar 8 títulos de Wimbledon se siente mejor que tener 7. Por eso ha regresado.

Porque el césped sagrado guarda los recuerdos más hermosos de su carrera, de un romance que comenzó en 2003 y repitió de manera ininterrumpida hasta 2007… hasta que Rafa vino al año siguiente por su venganza de lo ocurrido en la final previa. Pero como buena historia de amor: volvió en 2009… y en 2012. De hecho nadie tiene más partidos ganados en el torneo. Nadie tiene más títulos consecutivos en la era abierta. Por tanto, nadie tiene más finales consecutivas en la rama masculina. Nadie tiene más partidos seguidos ganados.

Roger tiene un romance con Wimbledon y Wimbledon con él. Por eso durante el partido ante Dolgopolov, cuando redondeó la cifra de partidos ganados a 85 y a 10 mil aces en su carrera, desde la grada surgió una proposición que resume esta relación “cásate conmigo, Roger”, en una clara voz masculina. Ese es el efecto Roger. Uno que es capaz de escuchar un gesto de amor que representa el deseo de 15 mil personas y sonreír discretamente. A Federer le sobra estilo. Un señor. Federer es, simplemente, su Majestad. Siempre con mayúsculas. Nadie es tan grande, en el tenis, como Roger.

icon1

La Chica del Banquillo

Por:

sign

Últimas Columnas

icon2

Suscríbete

Goto Top