El valor de ser un fanático vinotinto

67-el-valor-de-ser-vinotinto-princ-750x500
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

 

Por: Albemary Aponte

Los precios de las entradas para el partido que enfrentó a Venezuela contra Colombia en el Polideportivo de Pueblo Nuevo, el 31 de agosto, le puso un nuevo “costo” al fanático vinotinto.

Más allá de estar poco entusiasmado por no llevar ningún chance de pase al Mundial de Rusia 2018, y fundamentalmente por el grave escenario económico que atraviesa el país, el fanático venezolano se encontró con una situación en la que puso en riesgo su presupuesto, o bien, se vio obligado a pensar en hacer sacrificios si deseaba asistir al encuentro de la Vinotinto como local. Ni pensar si hubiese sido en Colombia.

“Tendría que dejar de comer un año y medio”, “ni reuniendo mis prestaciones sociales podría ir al partido”, “sí, yo los invito a todos a que lo veamos en VIP”; fueron solo algunos comentarios que dieron un grupo de jóvenes entrenadores de fútbol y fanáticos encuestados, con el característico toque irónico y jocoso del venezolano, quien, mal que bien, tiene esa capacidad de reírse ante las adversidades.

fanático vinotinto


En números

Los precios de los boletos para disfrutar el partido en el “templo del fútbol venezolano”, ubicado en la capital del estado Táchira, fronterizo con Colombia, desde el más económico al más costoso, fueron:


Popular sur: 25.000 bs (destinado a la “constancia de la fiel fanaticada cada domingo” del Deportivo Táchira, en palabras del presidente del club, Jorge Silva)


Popular norte: 35.000 bs.

Central: 60.000 bs.
Zonas principales
Superior 280.000 Bs
Inferior 450.000 Bs
VIP: 550.000 Bs


Este último número representaba casi seis veces el salario mínimo en Venezuela, establecido en 97.531 bolívares en ese momento, casi 30$ a la tasa de cambio oficial más alta, pero tan solo a casi 6$ a la tasa de la que realmente se rige el mercado de divisas en el país.

 

Cabe destacar que las tribunas Norte y Principal Superior fueron destinadas a albergar a los hinchas colombianos, según un acuerdo previo con la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), y que a una semana del partido solo quedaban disponibles la zona Superior y VIP.


Un sacrificio

Un estudiante de contaduría de 21 años contó a la agencia EFE que incluso el boleto de 25.000 bolívares (el más económico) era mucho dinero para como están las cosas en el país; por lo que, aseguró, “va a ser un sacrificio ir al partido.”

Para José Hernández, lateral izquierdo de la Vinotinto Sub 20, el precio de las entradas es “absurdo”. Él aprecia y reconoce el apoyo de los fanáticos venezolanos, pero, también al tanto de la situación en el país, confiesa: “yo pondría la entrada libre, ¿a ese precio quién va al estadio?”.


De igual forma, los locales expresaron dos posturas: unos aseguraron con pesar que el estadio estaría vacío, mientras otros decían: “eso va a estar lleno de colombianos”.

Y es que el valor del fanático vinotinto no se basa solo en la entrada al partido: solamente la distancia de la capital venezolana a Táchira es de casi 12 horas por carretera, por lo que no solo deben costear el traslado ida y vuelta, sino el hospedaje, la comida, compra de souvenirs dentro del estadio, entre otros gastos que puedan surgir.


“Prefiero verlo por televisión”, concluyeron.


Desde hace casi dos décadas se ha intentado sacar al fanático vinotinto de su casa hacia el estadio para apoyar a su selección, pero la crisis generalizada en el país nos devuelve al punto de partida. Sin embargo, el sueño sigue intacto.

 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario

Goto Top