Las Guerreras del Mictlán

64-Las-Guerreras-del-Mictlán-750x534
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Por: Ivana E. Morales

En la mitología azteca, el Mictlán es el inframundo y los Xoloitzcuintles son sus guardianes. Hoy, a más de 500 años de la caída del imperio prehispánico, los tambores retumban en el estadio que le abrió sus puertas a uno de los equipos de la nueva Liga MX Femenil: Las Xolas de Tijuana.

Antes de que el profesionalismo femenil se convirtiera en una realidad en México, las Xolas ya marcaban el paso desde la frontera norte del país. El equipo surge de la visión de la licenciada Marbella Ibarra, quien por ese entonces tenía un grupo de jugadoras que habían representado por varios años a Baja California en competencias nacionales. En alianza con la estratega Andrea Rodebaugh Huitrón, ex seleccionada nacional y consultora FIFA, Ibarra presentó la iniciativa a los Xoloitzcuintles de Caliente para poder ser la contraparte femenil del club.

“¿Cuál es tu idea? Porque liga femenil no hay, ni creo que haya”, diría Ignacio Palou, Director Deportivo del Club Tijuana.

 

“Eso es ahorita”, contestó Ibarra. “Hay que tocar puertas. ¿Qué tal y se abre la liga femenil?”.

“Vamos a darle entonces”, accedió Palou. “Aquí están las instalaciones y lo que necesites”.

Así nacería oficialmente el Club Tijuana Femenil en el año 2014. “La Jauría” fue el primer equipo de Primera División en respaldar a un equipo femenil de fútbol.

 

Sin competencia local, en el año 2015, las Xolas se aventuraron al otro lado de la frontera y firmaron una participación histórica al ser el primer equipo mexicano en competir en la Women’s Premier Soccer League de los Estados Unidos. Pero la proeza no fue sencilla. La WPSL, argumentando la inseguridad de Tijuana, no permitió que el equipo jugara en el Estadio Caliente, así que tuvieron que mudarse a San Ysidro, la primera localidad al cruzar la frontera. Tan lejos y tan cerca. A pesar de sentirse como visitantes en su propia casa, cientos de familias acudían a alentar al equipo mexicano.

 

De la andanza por el norte, el Club Tijuana Femenil pudo conocer de primera mano las diferencias entre el fútbol de ambos países. Por un lado, está lo técnico ya que el fútbol estadounidense es completamente físico, caracterizado por la fuerza y potencia de sus jugadoras, mientras que las mexicanas son más habilidosas, más gambeteras. Y por otro lado estaba lo cultural. Al contrario de México, donde se cree que la mujer y el fútbol no deberían ir juntos en la misma oración, en los Estados Unidos es el deporte femenil por excelencia. Al estar tan cerca de la frontera, el cuadro canino se alimenta directamente de la influencia de los equipos del país de las barras y las estrellas, lo que resulta en una fórmula de éxito.

“El obstáculo más grande al que nos hemos enfrentado es a la idea de que la mujer y el fútbol no van de la mano”, señaló Andrea Rodebaugh. “Es hasta ridículo pensar que el deporte le pertenece a alguno de los dos géneros”.

Guerreras del Mictlan
Foto: Natalie Mosqueda

En la segunda fecha de la temporada inaugural, el cuadro fronterizo recibía a Monarcas Morelia, partido debut en el Mictlán. Corría el minuto 55 cuando se marcó una falta a favor de las de casa. Evelyn Fernández preparó el esférico sobre el césped artificial. Al sonido del silbato, Fernández conectó de un zurdazo el tiro libre y segundos después, la tribuna explotó: ¡Gol!

Fernández convertía la primera anotación de una jugadora profesional en el Estadio Caliente.

 

La creación de la Liga MX femenil inaugura una nueva etapa en el balompié nacional. La mujer futbolista necesitaba un espacio donde crecer y desarrollarse. Los cimientos ya están ahí, pero aún falta para poder levantar el castillo completo. Marbella Ibarra quien dejara la Dirección Deportiva del Club Tijuana Femenil en mayo del 2017, siempre creyó que el profesionalismo llegaría tarde o temprano.

“Era como un grito en el desierto”, aseguró Ibarra. “Nos atrevimos a estar ahí cuando aún no había nada”.

 

En el Mictlán se tienen bien claro los objetivos. El primer año tiene que ser el de consolidación, el de convencer con un fútbol sólido y enérgico. También se tiene que poner un esfuerzo para desarrollar las Fuerzas Básicas femeniles, ya que, con el anuncio de la nueva liga profesional, el plantel sufrió muchos cambios. “Tenemos que crecer desde abajo para ir pensando en el futuro”, apuntó Rodebaugh.

 

Desde su nacimiento, el Club Tijuana Xoloitzcuintles de Caliente se ha caracterizado por ser diferente. Después de muchos proyectos que no se concretaron en la región, los perros aztecas llegaron para quedarse. Ese mismo impulso audaz que los llevó a ser campeones a un año de haber ascendido, fue también lo que los motivó a aceptar el reto y abrir sus puertas a un proyecto innovador que empoderaría a la mujer futbolista. Mientras los tambores sigan retumbando y la pelota esté en juego, las guerreras del Mictlán continuarán resguardando la frontera norte de México.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Deja un comentario

Goto Top